Menu

El Instituto de Biomecánica posiciona a España a la vanguardia de la digitalización de las formas y métricas humanas

María Bas
Levante EMV - 28 de noviembre de 2023

Si ponemos la mirada en una sociedad en el futuro no lejano e imaginamos la participación de nuestros gemelos digitales o avatares en ella, ¿qué nos gustaría que nuestro avatar nos ofreciera? La respuesta a esta cuestión se obtiene analizando las características actuales y las necesidades de mejora de los avatares que empiezan a ser empleados en diferentes entornos digitales.

En el caso de los avatares empleados en el sector del entretenimiento, estos comparten atributos con su usuario, incluso pueden emplear ropa análoga a la comprada físicamente, pero adquirida de forma digital para customizar el avatar acorde a su usuario. En este contexto, el avatar es el elemento central de la experiencia, difuminando lo físico y lo digital. En el caso de los entornos de realidad extendida y el metaverso, una de las necesidades del avatar es mejorar el foto-realismo, siendo lo más similar a una persona real, tanto en aspecto y movimientos, como en su interacción con otras personas y objetos dentro de escenarios 3D. Un gran valor de dicho avatar es además la posibilidad de generarlo en tiempo real para poder interactuar con los avatares de otros usuarios. Además, el avatar definitivo debe ser interoperable entre aplicaciones.

Sin embrago, en los entornos utilizados en la simulación digital, el modelo digital humano debe contar no sólo con el realismo físico para aplicaciones de biomecánica, ergonomía o médica, sino también con la precisión anatómica y debe asegurar su funcionalidad en los softwares de diseño gráfico más empleados en la actualidad. 

En este contexto, el Instituto de Biomecánica (IBV) está desarrollando una nueva generación de avatares o modelos digitales humanos, realistas y precisos anatómicamente, que permitan hibridar el mundo virtual y real, y que incorporen las necesidades de los campos de la simulación digital y del entretenimiento. Se trata del proyecto Avatares, que está financiado por la Conselleria de Innovación, Industria, Comercio y Turismo, a través de la Dirección General de Innovación.

Lee aquí la nota completa

Go Back